El BBVA espió a sus empleados en busca de topos que filtraban a la prensa

El BBVA examinó miles de correos electrónicos y llamadas salientes y entrantes de sus empleados en busca de comunicaciones con periodistas para saber quién les facilitaba información sobre operaciones corporativas o relevos en la cúpula de la entidad. En el sumario del caso BBVA-Villarejo, al que accedió EL PAÍS, constan correos de directivos que dan a Julio Corrochano, jefe de Seguridad, listados de periodistas y sus números de móvil para que averigüe con quién hablaron.

Seguir leyendo.