Wallapop: del “súbelo, súbelo”a exprimir el filón digital de los clasificados

Wallapop repite como un mantra que quiere convertirse en la empresa referente en el mundo de los clasificados en versión digital. Esta siempre parece haber sido la idea, a pesar de que desde su nacimiento, en 2003, la compañía ha dado tumbos y perdido el rumbo en varias ocasiones. Cambió de capitán, se habló de una posible venta e incluso dio el salto a Estados Unidos con la compra de Let Go, que le salió rana y de la que se deshizo en 2018. Con una facturación al cierre de 2019 que roza los 20 millones de euros, el doble que un año antes, y un nuevo capitán general, Rob Cassedy, la compañía quiere consolidar un modelo rentable antes de probar nuevos experimentos fuera.

Seguir leyendo.