Quim Torra: el viaje de un hombre gris hacia la intransigencia salvaje

“Acabas de hundir a Winterthur Asistencia en el mismo momento de su nacimiento”, le dice con sorna en 1997 el presidente del potente grupo asegurador para España y Portugal, el legendario Josep Cercós, a su empleado. Este es Quim Torra, uno de los tres abogados de la secretaría general, que dirige Frederic Boix. Sucede que la presentación pública de la nueva filial que acababa de protagonizar el letrado treintañero ha sido “monótona, gris, aburrida”, rememora uno de sus colegas.

Seguir leyendo.