Indiana Jones contra el imperio Trump

Un coro de “Oh, my God!, oh, my God!” recorre una muchedumbre que se agolpa contra un pequeño pabellón perteneciente a Estados Unidos. Son las cuatro de la tarde. Ese pabellón tiene un lateral transparente y ahí la gente también se amontona hasta interrumpir el paso en esta zona de la cumbre. Estados Unidos ha hecho con el clima lo que hace con el baloncesto en los Mundiales: tirar de estrellas cuya presencia lo eclipsen todo. Había desilusión, impaciencia y frustración estos días con el gigante norteamericano, cuyo presidente, Donald Trump, es uno de los mayores negacionistas del cambio climático. Contra eso, política y espectáculo.

Seguir leyendo.