“Hay que luchar y no dejarlo nunca”

La memoria viva del PSOE es una asturiana inconformista de 101 años que, detrás de la primera impresión de fragilidad, esconde una fortaleza que le ha convertido en un mito en el imaginario de la izquierda. “Hay que luchar, compañero, y no dejarlo nunca”, sentencia Ángeles Flórez (San Martín del Rey Aurelio, 1918), última miliciana socialista de la Guerra Civil y conocida por todos como Maricuela, la protagonista de Arriba los pueblos del mundo, la obra de teatro que ensayaba cuando Franco dio el golpe de Estado contra la República. Por los delitos de hacer la comida para las tropas gubernamentales en el frente y ejercer como enfermera en la retaguardia pasó cuatro años en prisión, y tuvo que exiliarse más de cinco décadas en Francia tras escapar en una barcaza.

Seguir leyendo.