Rivera convoca un congreso extraordinario por la debacle

Hecatombe. Ciudadanos se hunde más de lo esperado. En poco más de seis meses, el partido de Albert Rivera ha visto desvanecerse el capital político ganado en abril, cuando rozó el sorpasso al PP y se convirtió en tercera fuerza en el Congreso de los Diputados, con 57 escaños. En un hundimiento solo superado por el de UCD en 1982, el partido se ha dejado cuatro de cada cinco asientos, hasta sumar solo 10 diputados. Tras el desplome, el líder convocó un congreso extraordinario para que los militantes decidan, pero no aclaró si se presentará. La debacle implica que los principales dirigentes perderán su escaño.

Seguir leyendo.