Chasco merecido para España en Noruega

Un mal partido acabó de mala manera para España. Un gol de Saúl al inicio del segundo tiempo había maquillado un encuentro farragoso de la Roja, pero en el último parpadeo, a pocos segundos del final, Kepa se sumó a la algarada y arrolló a un contrario. El noruego King anotó el penalti y la selección de Robert Moreno tendrá que esperar. La multinacional Eurocopa del próximo verano está a la vista, pero no sellada. En Oslo no lo mereció. Por la capital noruega irrumpió una España borrosa, sin la gracia de los últimos partidos. Un equipo sin armadura, nada vertebrado, que terminó encapsulado por un adversario sin otro muestrario que el pelotazo al área y la carga del regimiento. Suficiente para que la Roja se sintiera a la intemperie, sin la pelota como sustento, y sin otra salida que capear las oleadas nórdicas.

Seguir leyendo.