Una hora de libertad para Handke tras el Nobel de Literatura: “Ahora me siento libre”

Cuando sonó el teléfono poco después de este jueves al mediodía, Peter Handke pensó que se trataba de un abogado americano cuya llamada esperaba. Enseguida entendió que el interlocutor era alguien de la Academia Sueca. Después, se fue a caminar por los bosques cercanos de Chaville, el pueblo en las afueras de París donde reside. A las 15:45, regresó por uno de los caminos sin asfaltar que conducen a su casa con jardín. Le esperaban una decena de periodistas. 

Seguir leyendo.