Cultura retira fotos de la restauración de tallas religiosas tras varias protestas

“El incendio ha causado graves daños a la policromía, que se encuentra totalmente perdida en toda la parte derecha del Cristo y de la cruz”. Las llamas que devoraron la basílica de Triana (Sevilla) en 1973 se comieron la mitad de la imagen del Cristo de la Expiración, conocido como El Cachorro, y el restaurador que se acercó hasta el lugar de los hechos hizo un diagnóstico de extrema gravedad. La talla había perdido las puntas de los dedos de los pies, los dos talones, los gemelos y la primera falange del dedo meñique.

Seguir leyendo.