La participación en la Diada, la más baja desde 2012, cae por la división del secesionismo

La pelea entre las formaciones independentistas parece estar pasando factura a la movilización del independentismo de base. La Diada de 2019 ha sido la menos concurrida desde 2012, el año en que comenzaron a organizar las grandes manifestaciones la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural. De acuerdo con los datos de la Guardia Urbana, la manifestación de este miércoles ha reunido a 600.000 personas. El año pasado, ese mismo cuerpo calculó que congregó a un millón de participantes. La cifra siempre ha superado el millón de personas estos últimos años, excepto en 2016, cuando los Mossos d’Esquadra y la policía barcelonesa calcularon 875.000. La Delegación del Gobierno ha anunciado que no facilitará datos de participación.

Seguir leyendo.