Colau, cuatro años después: menos activismo, más policía en la calle

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se estrenó hace cuatro años en el cargo con un primer mes de vértigo. Casi a diario anunció actuaciones simbólicas o iniciativas de calado: enterró el proyecto de los Juegos de Invierno, revirtió la privatización de dos guarderías, retiró el busto del rey Juan Carlos del salón de plenos y congeló las licencias de nuevos hoteles. El segundo mandato de Colau arranca marcado por la alianza con el PSC y una actitud mucho más pragmática en lo político y con más mano dura en la calle. Los comunes han visto, además, cómo la justicia ha tumbado uno de sus proyectos estrella: el plan de hoteles.

Seguir leyendo.